Cáncer de mama: ¿Y después qué?

jornadas-cáncer-de-mamaAprovechando la temática de las jornadas que organizamos este año, queremos informar sobre todo lo que conlleva pasar un tratamiento oncológico y las secuelas que pueden quedar tras superar un cáncer de mama. Son muchos los obstáculos que se deben superar en un proceso oncológico y lo cierto es que la lucha no termina al vencer al cáncer. Existen multitud de factores a tener en cuenta que no debemos pasar por alto:

  • Cardiología: El tratamiento de cáncer de mama puede producir enfermedades cardiovasculares. Además, hoy en día con la mayor supervivencia de pacientes con cáncer de mama que tenemos, cada vez se hace más importante el estudio y el conocimiento del área de la cardiooncología para poder garantizar que todas las pacientes reciben el tratamiento más adecuado para su cáncer y con la mínima cardiotoxicidad posible.

 

  • Sexología: Cada persona es un mundo y de igual manera se reacciona ante un cáncer. Los cambios físicos pueden traer sequedad vaginal, dispareunia, inhibición de la libido…y otros cambios subjetivos como puede ser alteraciones de la imagen corporal. Tras el cáncer muchas pacientes ven afectada su percepción sobre sis mismas y sobre cómo es observada por los demás.

 

  • Fisioterapia: Los expertos en fisioterapia aseguran que es importante empezar a tratar el linfedema al terminar el tratamiento oncológico. De esta manera se consigue prevenir su aparición temprana o hacer que sea de menor tamaño.

 

  • Deporte: El deporte es de vital importancia para la recuperación de un cáncer de mama. No solo mejora el estado físico y psicológico del/a paciente, sino que también ayuda a prevenir alguna de las secuelas que surgen tras pasar una cirugía de pecho. Además, según datos del Grupo GEICAM, las mujeres que se mantienen activas tras el diagnótico tienen un 67% menos de riesgo de recaída que las tienen un estilo de vida inactivo.

 

  • Micropigmentación: El cáncer de mama no termina con la operación, ya que muchas pacientes no solo se quedan con una marca física, sino que  pueden terminar con muchos miedos y complejos. En muchas ocasiones este problema viene de la falta de la parte que más caracteriza a la mama, la areola-pezón. Mediante este técnica, se implanta pigmentos a nivel subepidérmico y gracias a ellos las pacientes pueden finalizar todo el proceso de reconstrucción mamaria.

Si quieres ampliar la información de la mano de los mejores profesionales, en nuestras jornadas los días 16 y 17 de octubre hablaremos de todas estas consecuencias.

¡Te esperamos!

 

FUENTES:

https://bit.ly/31LgJvv

https://bit.ly/31Lhkxf

https://bit.ly/2ImYswV

https://bit.ly/33479V6

https://bit.ly/2OkeECV

https://bit.ly/2OkeECV