Atención psicológica durante un cáncer de mama

 

La atención psicológica durante un cáncer de mama es esencial para poder afrontar las diferentes fases de la enfermedad. Es importante que el servicio se adapte al momento que vive la paciente.

  • Diagnóstico:

En este momento de malestar emocional y de distrés psicológico (variedad de preocupaciones emocionales que experimentan los pacientes con cáncer) la incertidumbre suele ser la gran protagonista.

El profesional tiene un papel clave, ya que debe evaluar la vulnerabilidad del paciente para poder ayudarle a asimilar toda la información que recibe sobre los tratamientos quirúrgicos y la hospitalización, tomar decisiones razonadas, controlar los síntomas de ansiedad y tristeza, mejorar la comunicación y el apoyo familiar.

  • Tratamiento:

Suele ser una fase complicada, con altibajos y en los que es de vital importancia controlar el estrés, preparar al paciente para la pérdida de funcionalidades y para los cambios en su imagen corporal (cicatrices, peso, problemas en la piel…) y hacer hincapié en las actividades de rehabilitación.

  • Fin del tratamiento:

El/la psicólogo/a también tiene un papel clave en esta última fase. Cuando se terminan los tratamientos, hace falta hacer frente al malestar ante la experiencia vivida. También precisan especial atención las secuelas derivadas del proceso de enfermedad y ansiedad. Otro aspecto importante para cualquier paciente, es recuperar la vida social, laboral, recreativa, familiar, de pareja o sexual.

 

Las problemáticas y necesidades psicológicas de las personas afectadas dependerán del tipo de cáncer, del pronóstico del paciente, de la red social de apoyo y del estilo de afrontar la lucha. Desde Asamma, ofrecemos atención psicológica a nuestras socias con 2 sesiones al mes de terapia para abordar las diferentes fases de un cáncer de mama y sacar los miedos e inseguridades.

 

¡Te esperamos en Asamma para acompañarte en todo el proceso y elevar tu autoestima!

 

FUENTE: https://bit.ly/2DzkYQX